Federico García Lorca, doce horas “vivo” en la ciudad

 

o12 horas Lorca-1