La Granada romántica

Vista de la Alhambra desde San Miguel Alto

Vista de la Alhambra desde San Miguel Alto

Interesantes paseos misceláneos donde todo se mezcla y convive: Historia, leyendas, arte y contemplación. Los más idóneos, para un tour documental y  fotográfico.

- Paseo guiado por  miradores, plazas y rincones donde contemplar las mejores vistas y perspectivas de la ciudad. O  recorrer los escenarios literarios de los artistas que nacieron, vivieron o la visitaron desde Soto de Rojas a San Juan de la Cruz o Afán de Rivera. Pinceladas anecdóticas de  Washington Irvin o José Zorrilla.  Los comentarios y paseos de Alejandro Dumas, Lewis, Richard Ford, Malcom Lovry  y otros fabuladores y enamorados de nuestra ciudad que dejaron constancia de sus pasos y opiniones que nos llevarán del Albaicín a la Alhambra.

- Paseo panorámico:   Nos encontramos en la Puerta de Elvira para llegar hasta el Mirador de la Lona,  Huerto de Carlos (Parque de Santa Isabel la Real), y vamos contemplando espectaculares vistas y diversos rincones históricos desde San Miguel Alto hasta llegar a San Nicolás desde donde descendemos  por la Plaza del Abad hasta la Placeta del Comino. Paramos frente a la casa morisca de Abén Humeya, y descendemos hasta la Placeta de Nevot. Por el camino nos iremos encontrando con muy peculiares encuadres y panorámicas de la Sierra y de la Alhambra que se concentrarán en el  Mirador de Carvajales y luego en la plaza de las Escuelas de San Juan de los Reyes.

- Paseo literario por el Albaicín:  No encontramos en el Mirador de San Cristóbal y nos acercaremos al Aljibe de la Xarea recordando el trazado de la acequia de Ainadamar, cantada por los poetas hispanomusulmanes como Al Jatib para llegar hasta el  Carmen de las Tres Estrellas: dos generaciones de escritores se reunieron en este Carmen histórico. Los constumbristas del siglo XlX con Afán de Rivera y Fernández y González  y la generación contemporánea de poetas del grupo “Veleta al Sur” de Gallardo, Ladrón de Guevara y otros. A su lado se encuentra el famoso Carmen de los Mascarones: Casa que fué del poeta Soto de Rojas y de una larga lista de artistas e imagineros que aquí vivieron. Subimos unos metros para contemplar el aljibe del Partidor y pasando por la llamada “Casa de la Doctrina” nos dirigimos hacia la Calle María de la Miel para rememorar la vieja leyenda vinculada a este aljibe oculto. Desde aquí resulta corto el trayecto hasta la Calle Carro de San Pedro, en cuyos extremos vivieron el poeta Rafael Guillén y el así mismo escritor, ensayista, pintor, grabador,… Francisco Izquierdo en la casa conocida como DAR ASSOGRA o “La casa pequeña”.

Paseo lírico-contemplativo: Visitamos el Carmen de los Mártires, donde vivió San Juan de la Cruz y escribió su Cántico Espiritual, además de plantar un famoso cedro en el centro del jardín, (que aún perdura)  en el tiempo que fué maestro de novicios. Aquí se hizo la ceremonia de coronación poética de Zorrilla, y fué también cárcel de cautivos cristianos.

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle

Recorridos estos jardines deliciosos donde si el día es propicio, podremos ver toda clase de pájaros y hasta pavos reales nos dirigimos hasta Torres Bermejas que nos regalará una vista muy especial de la Torre de la Vela y del romántico Jardín de los Adarves en la Alhambra, lugar muy apreciado por los poetas del siglo XlX. Desde aquí nos dejamos caer hasta El  Lavadero del sol en la plaza del mismo nombre donde podemos contemplar un panorama áreo de la ciudad y de la cercana vega. Descendiendo ahora por la calle Rodrigo del Campo, donde nos encontraremos con un importante aljibe del siglo Xlll cruzamos la Cuesta de Gomérez para subir por la placeta de la Miga, hasta Almanzora Alta, bajo los adarves de la alcazaba alhambreña y aquí tendremos al alcance de la mano una vista alternativa a la tradicional desde el Albaicín.  Desde aquí, a la inversa, contemplamos Plaza Nueva, la Catedral, el formidable paisaje de tejados, cipreses y palmeras del barrio blanco musulmán, y el caer lánguido y sutil del sol por el Poniente.

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle

Carmen de los Mártires. Fotografía Roberto Lacalle